La ADM insiste en que se financien los nuevos sistemas de monitorización

El precio de estos dispositivos para medir la glucosa oscila entre los 1.483 y los 3.500 euros al año
Herramientas
Madrid
|
31 ene 2018 - 11:50 h
|

“La tecnología ya está preparada para ser utilizada, solo falta poder tener acceso a ella”. Esta frase, de Juan Manuel Gómez Moreno, presidente de la Asociación de Diabetes Madrid, pone el acento en una de las principales peticiones de este colectivo en los últimos años. La Asociación se ha reunido recientemente con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para pedir la financiación de las distintas tecnologías de monitorización continua de glucosa y sistema de monitorización intermitente de glucosa (Sistema Flash) existentes en este momento para las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 insulinodependientes. Los pacientes reclaman que estas tecnologías puedan estar disponibles según criterios médicos basados en la edad, el estado del control de la diabetes y circunstancias personales (embarazo, hipoglucemias, etc.).

“Desde hace años las personas con diabetes estamos esperando que se desarrolle tecnología relacionada con la diabetes para poder llevar la enfermedad con mayor control. En el caso de aquellas personas con diabetes que deben tomar varias muestras de sangre o pincharse insulina varias veces al día las nuevas tecnologías mejoran considerablemente el control de su diabetes y reducen el número de pinchazos mejorando su calidad de vida presente y futura” explica el responsable.

En palabras de la vicepresidenta de la asociación, Pilar Martínez, esta nueva tecnología de control glucémico supone un antes y un después en las mediciones de glucosa clave para llevar un mejor control metabólico, así como la disminución de la hemoglobina hemoglobina glicosilada y la reducción de hipoglucemias tanto en frecuencia como en severidad lo que reduce posibles complicaciones de la diabetes a largo plazo.

La vicepresidenta remarca que la inversión en estos sistemas disminuye los costos a corto plazo por ingresos hospitalarios por hipoglucemias graves o recurrentes, y a largo plazo por los costes de las posibles complicaciones.

La asociación ha recabado el coste anual total de las distintas tecnologías disponibles y reclama que la decisión de incorporar una u otra a cada paciente obedezca en exclusiva a criterios clínicos de los profesionales. Según su análisis, el coste anual total del sistema flash, por ejemplo, asciende a 1.484 euros. El sistema de monitorización continua de glucosa asciende a 3.500 euros anuales y el sistema integrado de bomba de insulina (financiada por el SNS) y medidor continuo de glucosa de Medtronic, tiene un coste máximo anual de 3.000 euros. El coste va también relacionado con las características de cada dispositivo (alarmas, toma continua, etc.).

En cualquier caso, destacan a modo de ejemplo del ahorro a medio y largo plazo, que solo un episodio de hipoglucemia grave supone un coste de 3.700 euros por ingreso hospitalario.

Twitter