Herramientas
|
02 abr 2019 - 15:02 h
|

Cada año casi 120.000 personas sufren un ictus en España, 1 de cada 5 casos se producen por Fibrilación Auricular (FA), siendo la segunda causa de muerte en nuestro país y provocando una discapacidad grave en la mitad de los casos. Sin embargo, más del 54 por ciento de los pacientes se encuentra mal anticoagulados con Sintrom, a pesar de que los argumentos economicistas para no prescribir los Anticoagulantes de Acción Directa (ACOD) hace tiempo están superados por la realidad, puesto que el ahorro para el Sistema Nacional de Salud (SNS) sería enorme según diversos estudios.

Así lo han puesto de manifiesto expertos en Medicina de Familia, Neurología, Cardiología, Sociedades Científicas y Colectivo de pacientes durante la IV Edición del ciclo de jornadas “Espacio Ictus” con el título “2019: Situación actual de la anticoagulación en España”. Una iniciativa que contó con el aval de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y el apoyo del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN, así como con la colaboración de Bayer, Boehringer Ingelheim, Daiichi Sankyo y la alianza Brystol Myers Squibb-Pfizer. Durante el desarrollo de dicho encuentro se analizó de manera multidisciplinar la situación actual del acceso y equidad a la innovación terapéutica de la anticoagulación en España, así como la penetración de la misma según comunidades autónomas.

Más del 50 por ciento de los pacientes anticoagulados se encuentra en una situación mejorable debido a que la mayoría de este colectivo está fuera de rango. Ha habido un progreso espectacular en el mundo de la anticoagulación debido a la aparición de los ACOD. Sin embargo, los pacientes deben depender de un visado para su libre prescripción “suponiendo esto una barrera en nuestra calidad de vida. Los pacientes reivindicamos que se ponga por delante los avances y el progreso” así lo ha expuesto Juan Manuel Ortíz, presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP) la Asociación Madrileña de Pacientes Anticoagulados y Cardiovasculares (AMAC) y vocal de FEASAN.

Desde el punto de vista de la medicina general, también es mucho el trabajo el que habría que desarrollar en materia del ictus. Puesto que una de las soluciones pasa por que estos médicos puedan disponer de más tiempo por paciente para poder gestionar una prevención primaria eficaz, y poder controlar los factores de riesgo que pueden llevar a un paciente a desarrollar un ictus. Pablo Baz, Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, Coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Neurología de SEMERGEN, enfatizó que “debemos ejercer un rol de integradores y eje del sistema, integramos al paciente en una visión social, laboral y clínica. Asimismo, la Administración debería ser valiente y tomar medidas para que la medicina de familia tenga la importancia que debe tener dentro del SNS para poder disminuir el gran porcentaje pacientes mal anticoagulados”.

Por su parte, Inmaculada Roldán, Cardióloga clínica del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz y Coordinadora del Grupo de Trombosis Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), alertó que la FA debería ser considerada “un problema de estado” ya que representa uno de los principales factores de riesgo de ictus con mayor riesgo de discapacidad y mortalidad. Según la experta, en España se anticoagula incorrectamente y en contra de las guías de práctica clínica del resto de Europa. “En nuestro país mas del 54 por ciento de los pacientes Españoles están mal anticoagulados con el sintrom y tienen un pobre margen terapéutico, al no recibir los anticoagulantes directos. Para mejorar esta barrera se han hecho diversos estudios ¿por qué la frenamos ahora, cuando tenemos en nuestras manos una mejor forma de tratar a los pacientes? cuando se encuentra a un paciente sistemáticamente con el INR fuera de rango se debe cambiar a los ACOD. El paciente que no está bien anticoagulado se muere más”. Continuó la Dra. Roldán.

La representante de la SEC concluyó su intervención destacando que dicha institución junto a otras sociedades científicas, ya exige abiertamente la eliminación del visado para la prescripción de estos medicamentos para que en España finalmente se rompa la barrera del mal control y que la administración se una al paciente y no en su contra. “Esta es una enfermedad multidisciplinar y es imposible lograr avances trabajando por separado, cardiólogos, neurólogos, médicos de familia y el propio paciente. Es un proceso que exige que tengamos una vía absolutamente clara y común”.

José Egido, Neurólogo coordinador de la Unidad de Ictus del Hospital Clínico San Carlos y representante de la Sociedad Española de Neurología (SEN), destacó que es muy importante tener en cuenta el número de personas que tiene riesgo de tener una embolia potencialmente devastadora, ya que 1 de cada 5 ictus es producido por FA. En cuanto al acceso y equidad de los ACOD en España, el experto manifestó que “los argumentos economicistas para no prescribir estos fármacos en España han quedado sin efecto y así lo avalan diferentes estudios. Todas las sociedades científicas internacionales recomiendan el uso de ACOD sobre el Sintrom, recomendaciones que se llevan a acabo en el Reino Unido con magníficos resultados”.

En cuanto al nivel de penetración e innovación terapéutica en España, Antonio Yusta, Jefe de Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Guadalajara y miembro de la SEN, destacó que en su opinión “evitar la enfermedad cerebrovascular es más barato que tenerla. Es decir, que por cada euro en inversión se ganaría unos 100 euros en evitar problemas, ya no solamente humanos, si no costes sanitarios directos. La lucha debe pasar por abolir el visado, el médico que se hace responsable de un paciente se debe hacer responsable de su tratamiento y seguimiento, debe tener las manos libres para poder tratarlo según su criterio. El problema no es científico es puramente económico”.

Ignacio Fernández Lozano, Jefe de Sección de la Unidad de Arritmias del Hospital Puerta de Hierro, expuso que “el visado no es una barrera en la prescripción, es una barrera en la financiación” Además, agregó que la adherencia al tratamiento es fundamental que la asuman tanto el paciente como el profesional sanitario. Por otro lado, Fernández Lozano manifestó que “no solo hay inequidades en el acceso a la innovación terapéutica por comunidades autónomas, también existen inequidades por áreas de Madrid. Hay muchos profesionales que se han rendido en la prescripción de estos fármacos por no luchar con la inspección y eso es algo que debemos de revertir, ya que con el mismo Informe de Posicionamiento Terapéutico tenemos diferencias de 30 puntos porcentuales en España”.

En este sentido, Julio Agredano, presidente de Freno al Ictus, señaló que España está en el vagón de cola en cuanto a nivel de penetración de los ACOD en relación a otros países Europeos. “Estamos en un país en dónde cada comunidad sigue unas pautas e intereses diferenciados, por ejemplo, Cantabria que es la única comunidad que no tiene visado para estos medicamentos, cuenta con casi un 60 por ciento de penetración entrando en la media Europea, contrastando con otras comunidades como Asturias, Galicia y Madrid en torno al 27 por ciento una diferencia muy grande de entorno a 15 puntos porcentuales entre una comunidad y otra”.

Twitter