Herramientas
|
10 oct 2014 - 11:00 h
|

Tener un peso adecuado, llevar una dieta equilibrada, utilizar un calzado adecuado o realizar ejercicios suaves —como caminar por terrenos llanos o hacer ejercicios en el agua— son algunas de las medidas que pueden ayudar a mejorar los síntomas de la enfermedad, pero en función del grado de artrosis y de su localización, suele ser necesario combinar estas terapias con medicación, ya sea con antiinflamatorios y/o analgésicos en las fases agudas de la enfermedad o condroprotectores —protectores de la articulación, como el condroitín sulfato y la glucosamina— específicos para tratarla a largo plazo.

Con motivo del Día Mundial de la Artrosis y las enfermedades reumáticas (12 de octubre), la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que:

Cerca del 28 por ciento de la población mundial mayor de 60 años presenta artrosis y el 80 por ciento de ésta tiene limitaciones en sus movimientos.

El aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población harán que la artrosis se convierta en la cuarta causa de discapacidad en el año 2020.

Según la Sociedad Española de Reumatología (SER):

Más de 7 millones de españoles mayores de 20 años tienen artrosis de rodilla, mano o columna.

Las partes del cuerpo más susceptibles de sufrir artrosis son las rodillas (10,35 por ciento), las manos (6,19 por ciento) y las caderas (cuatro por ciento).

Según el estudio ArtRoCad sobre la utilización de recursos sanitarios y la repercusión socio económica de la artrosis de rodilla y cadera en España:

El coste anual medio de la artrosis de rodilla y de cadera en España asciende a 1.502 euros por paciente.

Esto supone un coste total de 4.738 millones de euros para la administración cada año, un 0,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) español.

El 46 por ciento de este importe corresponde a gastos asistenciales, el 22 por ciento a bajas laborales, el 13 por ciento a ingresos hospitalarios, el siete por ciento a pruebas diagnósticas y elcinco por ciento medicamentos.

Los pacientes con artrosis representan el 25 por ciento del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos.

Según la Guía de Buena Práctica Clínica en Artrosis, del Ministerio de Sanidad y Consumo:

La artrosis ocasiona el 35 por ciento de las visitas en Atención Primaria (AP).

Es responsable de más del 30 por ciento de todas las incapacidades laborales, tanto permanentes como temporales.

Según la Encuesta Nacional a Pacientes Artrósicos, realizada a más de 500 pacientes españoles:

Siete de cada diez pacientes con artrosis se siente impedido a la hora de realizar sus actividades diarias.

El 96,3 por ciento declara sentir dolor y el 70,5 por ciento dificultad para iniciar movimientos cotidianos, como caminar.

Los pacientes puntúan con un notable alto el trato personal recibido por parte del profesional médico, pero reclaman mayor tiempo de visita y pruebas diagnósticas.

Un 38,5 por ciento de los entrevistados visitan a su médico entre dos y conco veces al año y un 25,7 por ciento lo hace más de cinco veces.

Los tratamientos más utilizados son los antiinflamatorios, los analgésicos y los condroprotectores —condroitín sulfato y glucosamina—.

El 48,8 por ciento de los pacientes que toman un fármaco condroprotector se sienten notablemente satisfechos con el tratamiento, frente al 36,6 por ciento de los que no lo toman, por el alivio del dolor y la mejora de la movilidad.

Twitter