Herramientas
|
09 mar 2015 - 08:00 h
|

Todas las administraciones sanitarias han sufrido el reto de los fármacos de la hepatitis C. Tras la aprobación de la fórmula de pago ahora queda “lo más difícil”, y según Agustín Rivero no es solo llevar a cabo el Plan Estratégico. El director general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia no ahorra calificativos a la hora de subrayar el esfuerzo que los ministerios de Sanidad y Hacienda, las comunidades, los expertos, los pacientes y la industria farmacéutica han realizado en el campo de la hepatitis C, pero recuerda que “hay más pacientes” y que hay que pensar en todos ellos. Al igual que ya han planteado el PSOE o la OMC, Rivero cree que ha llegado el momento de “estudiar detenidamente qué se va a hacer con los medicamentos en este país”.

El director general de Farmacia aprovechó su participación en la jornada ‘Hepatitis C: Hablan los expertos’ organizada en Madrid por Wecare-u para mostrar su visto bueno a una reflexión global en materia de Farmacia, que a su juicio debería observarse desde una “perspectiva amplia”, de estado o de gobierno. “Lo que está claro es que el que venga detrás de mi va a tener un problema gordo detrás de la mesa”, dijo.

Pero antes de que este debate tenga lugar, la hepatitis C sigue reclamando esfuerzos conjuntos, tal y como también señalaron Juan Berenguer, presidente del Grupo de Estudio del Sida-SEIMC (GeSIDA); y José Cabrera, director médico de Bristol-Myers Squibb, los otros dos expertos reunidos en la Mesa Redonda ‘Nuevas terapias, nuevas expectativas’. La cuadratura del círculo de estos tratamientos ha dejado paso a otra prioridad: la evaluación, una asignatura que se le sigue resistiendo a España, como reconoció Rivero.

Por su parte, Berenguer criticó que, a diferencia de lo que ocurre en otros países, “la investigación observacional cuenta con muy pocos recursos en España, y en cambio mantiene unas trabas burocráticas formidables”. Cabrera, por su parte, lamentó que exista desconfianza hacia la industria y mostró el compromiso de BMS para poner en marcha un registro que cuente datos de seguridad y eficacia.

El objetivo del ministerio sería aprobar un Real Decreto de Registro de Pacientes, pero la limitación temporal de cara al final de la legislatura es demasiado grande. Para cumplir el compromiso del ministro de Sanidad con los enfermos darán comienzo de inmediato los trabajos para que las comunidades recaben los datos necesarios desde principios de abril, de manera que antes del verano pueda disponerse de los primeros seguimientos.

Este registro no solo permitirá mejorar el plan, sino que también será positivo desde un punto de vista de gestión, pues aportará información para futuras negociaciones con la industria y aportaría información clínica relevante para médicos y gestores.

Twitter