“Reivindicar de forma educada” es una parte del papel de las asociaciones

Herramientas
|
29 sep 2014 - 08:00 h
|

La formación de los pacientes en el manejo de su enfermedad es, como en otras patologías, una parte fundamental en el abordaje de la artrosis, que afecta en nuestro país a más de siete millones de personas. Las fórmulas para mejorar el conocimiento de estos pacientes sobre su patología también tuvieron su espacio en BioSpain, el evento más importante de biotecnología celebrado en España.

Durante la sesión “El paciente experto en artrosis”, Benjamín Abarca, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, recordó que un paciente informado “consume los recursos que necesita y es responsable con su tratamiento”, obteniendo así los mejores resultados en salud. Abarca destacó la importancia de plantear un abordaje multidisciplinar ante esta patología, así como la necesidad de prescribir tratamientos “coste efectivos que permitan que el sistema sanitario sea sostenible”.

Su visión coincidió en estos dos puntos con la de Jordi Monfort, adjunto del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar, que explicó la experiencia de su centro en los programas catalanes de “paciente experto”, que definen una línea de trabajo en la que “el paciente es el verdadero protagonista, mientras médicos y enfermería se convierten en espectadores”. La comunidad fue pionera en nuestro país en 2006 con otras patologías y recientemente se ha puesto en marcha un programa de artritis reumatoide.

El Hospital del Mar y el Centro de Atención Primaria Vila Olímpica colaboran en esta iniciativa, que parte de la creación de un comité multidisciplinar que lleva a cabo la selección de aquellos pacientes que liderarán la formación del resto en el manejo de su patología. El equipo realizará el seguimiento de los pacientes con revisiones a los tres, seis y 12 meses para valorar su evolución y el impacto de este programa en la calidad de vida del enfermo. Monfort confió en que pueda constatarse que es una medida coste efectiva, al tiempo que subrayó el nuevo papel del médico como “consejero de salud”.

Para Alejandro Toledo, presidente de la AGP, está claro que nos encontramos ante un cambio de paradigma. Las asociaciones de pacientes, afirmó, han asumido su papel enseñando a “reivindicar de forma educada”, que es una de las implicaciones del llamado empoderamiento o capacitación del colectivo. En este nuevo modelo, —aseguró— las asociaciones de pacientes tendrán un mayor peso.

En su intervención, Toledo reiteró el esfuerzo de la Alianza para que los pacientes cuenten con una atención de calidad, y reclamó a los gestores que asuman la responsabilidad de garantizar la equidad en la atención sanitaria, criticando que las desigualdades parten del gasto sanitario por habitante, con diferencias de más de 500 euros entre las comunidades que más y menos gastan en sanidad por persona.

Su solución no es otra que poner sobre la mesa un “diálogo maduro” en el que estén representados todos los agentes del sector sanitario y la sociedad para plantear el sistema deseado. Además, el presidente de la alianza recalcó que la misión de la AGP no es otra que contribuir a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, manteniéndose siempre vigilantes, y alertó de que la prestación de una asistencia sanitaria de calidad y de igual acceso en todas las comunidades autónomas no es algo que pueda sacrificarse por la sostenibilidad.

Por su parte, Mercedes Carreras, directora de la Escuela Gallega de Salud para Ciudadanos, aportó la experiencia de su institución y recalcó que sólo la formación combate el problema de la falta de alfabetización en salud.

Twitter