Herramientas
|
28 ago 2014 - 09:00 h
|

Con 800.000 enfermos en España, la enfermedad de Alzheimer es la demencia más prevalente. Con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca de cuál es la realidad de esta patología, el proyecto kNOW Alzheimer pondrá en marcha del 15 al 21 de septiembre la campaña solidaria ‘Pon tu corazón por el Alzheimer’.

Aprovechando que el 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, las personas que lo deseen podrán “poner su corazón por el Alzheimer” dejando un mensaje “con corazón” para cada uno de los enfermos y sus familiares y cuidadores. Para hacerlo, basta con acercarse a las farmacias adheridas a la campaña o visitar la web www.pontucorazonporelalzheimer.com, donde se puede encontrar más información al respecto.

Además, quienes participen, dejando un mensaje en alguna de las boticas participantes recibirán el lazo lila —símbolo del compromiso solidario con los enfermos de alzhéimer— y quienes lo hagan a través de Internet serán obsequiados con la versión digital de un libro que contendrá los mejores mensajes de ánimo que el proyecto kNOW Alzheimer editará próximamente.

kNOW Alzheimer es un proyecto iniciado en 2012. En una primera fase, se desarrolló una investigación orientada a los colectivos de familiares y cuidadores, neurólogos, geriatras, médicos de atención primaria y farmacéuticos, contando con la participación de 1.700 personas. En una segunda fase, el comité científico de kNOW Alzheimer, liderado por los doctores Pablo Martínez-Lage y Guillermo García Ribas, analizó los resultados del estudio y editó cinco manuales de consulta para dar respuesta a las dudas y controversias detectadas con mayor frecuencia, ayudando así a profesionales y cuidadores a mejorar la calidad de la asistencia a los enfermos de Alzheimer.

Cabe destacar, que esta campaña es posible gracias a la colaboración de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (Ceafa), la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac) y laboratorio farmacéutico Stada.

Los signos de alarma

Ante estos signos, aunque no es necesario que lleguen a darse todos, se recomienda tomar la decisión de acudir al médico:

Cambios de memoria que afectan a la vida cotidiana: Olvidar información recién aprendida, pedir la misma información repetidamente, depender de ayudas para hacer cosas que antes hacía solo. Es una de las señales más comunes y conocidas de la edad temprana de esta enfermedad. Por lo general, los olvidos corresponden a la información recién aprendida. También es frecuente no recordar las fechas o los eventos importantes.

Dificultad para planificar o resolver problemas: Alguna personas ya no pueden planificar como antes o seguir un plan. Tampoco, por ejemplo, pueden seguir los pasos de una receta o manejar las cuentas mensuales. Tienen problemas para centrarse y se vuelven un poco más lentos para emprender las tareas.

Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre: Pueden encontrarse con que empieza a costarles completar las tareas cotidianas. Incluso, pueden tener problemas para llegar a un lugar donde solían ir siempre, administrar presupuestos en el trabajo, o recordar las reglas de un juego al que han jugado siempre.

Desorientación en tiempo y lugar: Las personas con enfermedad de Alzheimer olvidan con frecuencia las fechas, las estaciones del año y el paso del tiempo. Pueden no recordar dónde se encuentran o cómo llegaron hasta ahí. La diferencia con los cambios asociados a la edad es que la confusión fura un rato y luego lo recuerdan.

Dificultad para comprender imágenes visuales y relacionar objetos en el entorno: Las dificultades para leer, analizar las distancias y establecer un color o el contraste son algunos de los síntomas. También pueden tener problemas de percepción y pasar por delante de un espejo y no darse cuenta que lo que ven es su propio reflejo.

Problemas nuevos en el lenguaje oral y escrito: Pueden tener dificultades para seguir o participar en una conversación. Es frecuente que en medio de la charla se detengan y se olviden de lo que iban a decir, o repitan muchas veces lo mismo. A veces no encuentran la palabra correcta o utilizan términos incorrectos.

Colocar objetos fuera de su lugar habitual y ser incapaces de recuperarlos: Es común que las personas con Alzheimer dejen cosas como el mando de la televisión o el reloj fuera de su lugar y que no puedan recordar sus pasos anteriores para encontrarlas. A veces acusan a otros de robarles. Con el avance de la enfermedad esto puede pasar más a menudo.

Disminución o falta de juicio para tomar decisiones: Es posible que regalen cantidades exageradas de dinero a alguien que quiera venderles algo. También puede suceder que empiecen a prestar cada vez menos atención a su aseo y cuidado personal.

Pérdida de iniciativa a la hora de tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales: Poco a poco, van perdiendo las ganas de entretenerse con algún pasatiempo, de encontrarse con amigos, de involucrarse en proyectos o practicar deporte.

Cambios en el humor o en la personalidad: Sufren cambios de personalidad y pueden convertirse en personas confundidas, recelosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. También pueden tender a enfadarse más fácilmente.

Twitter