Más información y transparencia, principal reivindicación de ACCU

Herramientas
|
13 oct 2015 - 08:00 h
|

‘Acceso y aceptación de los productos biosimilares’ fue el título del encuentro entre stakeholders (pacientes, reguladores, profesionales sanitarios, e industria) que se celebró el pasado martes en la Dirección General de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes (DG GROW), de la Comisión Europea (CE).

En este evento, intervino Roberto Saldaña, director gerente de la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España (ACCU), quien explica a GACETA MÉDICA, que el objetivo prioritario fue intercambiar puntos vista, impresiones y experiencias sobre el uso de estos productos.

“Ahora tenemos datos reales sobre los biosimilares, los estamos utilizando, vemos las consecuencias que provocan y ya podemos hablar con conocimiento”, afirma Saldaña, al tiempo que precisa que la posición de ACCU sobre este tema es clara. “Estamos totalmente abiertos, creemos que son una oportunidad que puede ayudar a potenciar la sostenibilidad del sistema sanitario, aunque quizás no compartimos el modo que tienen algunos países a la hora de introducirlos en el mercado”, continúa. “Quitando eso, la impresión es positiva”.

Reivindicaciones

Saldaña subraya que una de las claves pasa por contar con el paciente y hacerlo partícipe en la toma de decisiones.

Y, sobre el papel de España, indica que “mientras el médico, de manera consensuada con el paciente, proporcione toda la información y entre ambos decidan si el cambio es positivo o no; no hay ningún inconveniente”. Lo malo, prosigue, es cuando esa modificación se produce sin informar debidamente a la persona y poniendo en riesgo su estabilidad. “En estos casos, dudamos de si merece la pena, ya que si un paciente está bien controlado por qué cambiarlo”.

En este sentido, destaca que un paciente tiene derecho a saber qué medicamento se le está administrando, por lo que la principal reivindicación desde ACCU es que haya acceso a la información y a la transparencia.

Respecto a las conclusiones que se extrajeron del encuentro, Saldaña señala que la más importante fue que no merece la pena tocar a un paciente que está estable y menos cuando la patología es de largo recorrido y le ha costado “bastante” controlarla.

Twitter