Los últimos retoques a un espacio abierto para que los madrileños ganen en salud

Temas relacionados:
Herramientas
|
05 dic 2016 - 08:00 h
|

“Participar y empoderar es ganar salud, y una escuela de pacientes es un espacio abierto para ganar salud”. Es la filosofía con la que Juana Mateos, técnico de la Subdirección General de Humanización de Madrid y coordinadora de la futura escuela madrileña, explicó las claves de este proyecto cuya apertura estaba prevista para estos días.

“Necesitamos saber, tener habilidades sociales, para ganar, cuidar y mantener nuestra salud”, advirtió la especialista, que puso de relieve el peso de conceptos conocidos como el de empoderamiento y otros que empezarán a escucharse con fuerza, como la co-creación. La participación de este colectivo tendrá que estar en el origen mismo de las iniciativas.

“En una escuela de pacientes acompañamos a las personas, les ayudamos a adaptarse, les ayudamos a que aprendan y tratamos de construir la nueva vida”, indicó. Solamente si partimos de las necesidades y expectativas de los pacientes podemos construir escuelas de pacientes y sistemas adaptados a lo que necesitan, según su visión.

Asimismo, puntualizó que en una escuela de salud hay que tener en cuenta que hay que enseñar a cuidarse, que hay que ayudar a gestionar la enfermedad, a que los ciudadanos sean activos, a tener una responsabilidad compartida, aunque en mayor medida es del propio paciente.

La escuela de Madrid se integrará en la red de centros creados por el Ministerio y se sumará a las que ya están en marcha en muchas comunidades autónomas. En Madrid varios hospitales trabajan en la formación de cuidadores, tal y como explicó. El funcionamiento de estas entidades se fundamenta la Ley de Autonomía del Paciente de 2002 y promueve una sanidad participativa que amplíe el horizonte, que es la promoción de la salud y la prevención.

En este sentido, remarcó que el trabajo en las escuelas de pacientes va más allá de la propia salud, abordando el contexto social que impide seguir conductas saludables y potenciando habilidades para la vida.

Aunque el alma de una escuela son las actividades presenciales, la consejería ultima una página web y contempla la creación de una plataforma on line que en un futuro ofrecerá cursos a distancia con acreditación.

Twitter