Herramientas
|
21 jun 2016 - 08:00 h
|

La “herencia sanitaria” que el PSOE dejó hace cinco años sigue estando presente entre los que recogieron el testigo: el PP. “La quiebra sanitaria y la deuda de los 16.000 millones de euros” fueron los principales escollos que el Gobierno han intentado paliar en los últimos tiempos, y que “finalmente han conseguido solventar”. Así lo ha defendido el portavoz de Sanidad del PP, José Ignacio Echániz. Los populares han querido agotar los últimos días de campaña electoral poniendo en foco en los pacientes. En concreto, con la Alianza General de Pacientes (AGP) para vertebrar las principales inquietudes de cara a los próximos años. A juicio de Echániz, España ha conseguido salir de la enorme crisis, reforzando el sistema sanitario. En buena parte, “gracias a las políticas de ajustes que se han llevado a cabo”.

Los populares tienen claro las recetas para seguir manteniendo estas fórmulas de éxito, y pasan por mantener un modelo sanitario similar al del Gobierno de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid. Así, mantener la ecuación entre impuestos y gasto es prioridad del equipo de Mariano Rajoy. La profesionalización de la gestión y la transparencia también son otras de las apuestas del gobierno regional. En esta línea, extender la libre elección y virar el modelo sanitario hacia la cronificación son a juicio de Echániz líneas estratégicas.

La renovación tecnológica y la introducción de nuevas terapias son también referentes en el programa electoral del PP. De hecho, “la experiencia de la hepatitis C en España es un referente en otros países y un éxito cosechado por el Gobierno”. El reto, para Echániz, está ahora en seguir apostando por la innovación.

El líder popular hizo hincapié en la mejora de la investigación y el esfuerzo que hace el sistema con la aportación de los centros de investigación públicos. A su juicio hay que reforzar esta línea. Es indudable, que el sistema sanitario público hace una enorme aportación en términos de investigación. “Los laboratorios no podrían investigar si no contasen con los recursos públicos de pacientes y hospitales y profesionales”. Una de las cuestiones en las que el PP trabaja es en analizar cómo esto se pone en valor en términos económicos. A su juicio para que cuando revierta la compra de medicamentos se valore, ya que en estos momentos no se hace”, lamentó.

Con estas premisas, los populares tienen claro que hace falta un “pacto de Toledo en Sanidad”, y creen que es el momento oportuno de llevar a cabo. “El sistema sanitario necesita avanzar de la mano de todos”, comentó Echániz.

El ejemplo de una buena gestión es el de la Comunidad de Madrid. El portavoz sanitario alabó la labor que desempeña el equipo del consejero Jesús Sánchez Martos.

En este sentido, Sánchez Martos destacó como la Comunidad de Madrid ha conseguido reducir la lista de espera quirúrgica en 2.000 personas, así como las derivaciones mensuales de pacientes a centros privados.

En materia profesional, la comunidad de Madrid ha llevado a cabo una Oferta Pública de Empleo (OPE) de 1.043 plazas y está consiguiendo reflotar las categorías profesionales.

Desde el punto de vista de los pacientes, las asociaciones pusieron sobre la mesa sus principales inquietudes. Así, el presidente de la AGP, Antonio Bernal, hizo hincapié en la necesidad de dotar de más presupuesto a la sanidad. “Estamos a la cola en gasto sanitario”, indicó. Algo que es fundamental si se quiere garantizar la equidad. En este sentido, Echániz recordó que la financiación no depende ni del Gobierno ni del ministerio, sino del gasto que haga cada comunidad.

Otro de los eslabones a los que se tiene que enfrentar el nuevo gobierno es la coordinación de la sanidad con el espacio sociosanitario. Echániz indicó que el Gobierno ha estado trabajando en esta idea, y es fundamental que se siga apostando. Sánchez Martos, de hecho, puso como ejemplo la Comunidad de Madrid, y el trabajo que desempeña el departamento de Coordinación de la Atención al Ciudadano y Humanización de la Asistencia Sanitaria que lidera Julio Zarco.

Por su parte, Toni Poveda, director de la Coordinadora Estatal de VIH-Sida (Cesida), puso sobre la mesa la necesidad de apostar por políticas de prevención. “No se invierte en campañas preventivas de VIH”, apostilló para explicar que invertir en prevención supone un ahorro. De esta manera, Poveda comentó que Cesida ha mantenido reuniones con las diferentes formaciones políticas para establecer un Pacto por el VIH. Recogiendo el testigo, el portavoz sanitario tendió la mano a la asociación para trabajar en este sentido.

El perfil del paciente activo en la toma de decisiones en los principales órganos representativos también salió a la palestra. Echániz y Sánchez Martos recordaron que las políticas del PP apuestan por esta colaboración. De hecho, en la Comunidad de Madrid se está trabajando en un Consejo Asesor de Ciudadanos para abrir la administración y la toma de decisiones a la sociedad.

El fondo de cohesión y los planes de futuro que tendría el PP si repitiera en Moncloa salió a colación durante el encuentro. Para Mónica Suárez, relaciones institucionales de la Federación Española de Enfermedades Neuromusculares (Federación ASEM), es una de las principales preocupaciones que tienen los enfermeros cuando precisan acudir a determinados centros de referencia. Los trámites burocráticos hacen “casi imposible” esta interoperabilidad. El PP propone un nuevo espacio sanitario interconectado y abierto que permita este cauce de pacientes. Así lo expuso Echániz que señaló la necesidad de normativizar esta propuesta en un futuro. “Actualmente no es un problema de qué instrumento hay, sino de las barreras que existen entre las comunidades”. La movilidad de los pacientes entre comunidades es otra de las preocupaciones en las que según el portavoz popular hay que seguir trabajando. “Es la administración la que se tiene que adaptar a la realidad sanitaria”, explicó, al tiempo que incidió en que todo esto requiere de una calidad técnica y empática con los pacientes.

En este aspecto, Sánchez Martos incidió en “el gran esfuerzo que está llevando a cabo la Comunidad de Madrid” y la pugna con Castilla-La Mancha para garantizar la asistencia sanitaria en zonas limítrofes. El consejero recordó como la región manchega “tiró” el convenio que existía previamente con Madrid. Para Julio Zarco, presidente de la Comisión de Sanidad del PP, el éxito de estos convenios depende de la gestión individualizada que se haga, así como de la coordinación a nivel de administración.

Twitter