Herramientas
|
29 oct 2015 - 08:00 h
|

Con motivo del Día Mundial contra el Ictus (29 de octubre), la Federación Española de Ictus (FEI) pone en marcha la campaña ‘Saca el superhéroe que llevas dentro en la lucha contra el ictus’, un llamamiento para que todas las personas implicadas unan sus fuerzas para prevenir la aparición de esta enfermedad y contribuyan a reducir su incidencia en nuestro país.

El objetivo de FEI es que la población general tome conciencia de la importancia de hacer frente a esta enfermedad, que padecen alrededor de 120.000 personas en España.

Asimismo, con motivo de la celebración de este Día Mundial del Ictus, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Msssi), acogerá el 30 de octubre la Jornada ‘Últimos avances en la prevención y tratamiento del ictus’, organizada por FEI, en la que se darán cita expertos en Neurología de toda España para dar a conocer las novedades más recientes en este ámbito.

La jornada comenzará a las 9.30 horas y se prolongará hasta las 14.00 horas. Durante esas casi seis horas tendrán lugar diferentes ponencias en las que se hablará sobre diferentes áreas relacionadas con el ictus —prevención, tratamiento, investigación y rehabilitación— y se concluirá con una charla del neurólogo Jaime Gallego, quien hará un planteamiento acerca del ‘dónde estamos y hacia dónde vamos’.

Al respecto, la presidenta de FEI, Carmen Aleix, indica que el objetivo principal de esta jornada es conocer los ultimos avances en la problematica del ictus y para ello se hablará de las innovaciones en anticoagulacion y en revascularización. En este punto, explica, que se se van a presentar los resultados del estudio Revascat.

“Si se controlan los factores de riesgo, como la hipertensión, obesidad o tabaquismo, se pueden minimizar mucho las posibilidades de padecer un ictus. Algunos factores no son controlables, pero la mayoría sí”, continúa. Esto es determinante, según la FEI, ya que el progresivo envejecimiento de la población provocará previsiblemente en el futuro un aumento de la incidencia esta enfermedad. “La prevención del ictus no es un tema que involucre solo al paciente y al médico, sino también a las familias, cuidadores, investigadores, políticos y población en general... todos podemos poner nuestro granito de arena”.

“En el Día Mundial del Ictus, el lema del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (Geecv) es `El ictus se puede prevenir, tratar y recuperar, ¡Hagámoslo posible!’”, explica Jaime Gállego, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y jefe de Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario de Navarra. “Desde el punto de vista sociosanitario y económico, es un problema de primerísima magnitud. Conocer los síntomas con los que puede presentarse un ictus es importante ya que, actuando rápido, disminuimos el daño cerebral y su repercusión”, asegura el experto.

Aparte, Aleix subraya que desde FEI siempre se reivindica mayor prevención, más investigación y, sobre todo, la rehabilitación. “Una vez que has sufrido un ictus, es necesario poder optar al mejor tratamiento posible y si existe la opción de tener diferentes alternativas, el paciente ha de recibir el más idóneo, el más cómodo”, subraya.

Desigualdad entre CC.AA.

“Independientemente del lugar en el que vivan, todas las personas deberían poder tener acceso a una Unidad de Ictus, que es el dispositivo asistencial más eficaz para el tratamiento de los pacientes con ictus en fase aguda”, reivindica Gállego. “Hay unas 57 Unidades de Ictus en nuestro país pero faltan bastantes más, ya que alrededor de 20 provincias no disponen de ellas. Es necesario implementarlas, y más sabiendo que son el mejor recurso asistencial del que podemos disponer”, afirma.

Una idea subrayada por Aleix quien subraya que desde FEI también reivindican un mayor número de unidades.”Según en el sitio en el que vives tienes más o menos posibilidades de alcanzar una unidad de ictus”, destaca la presidenta al tiempo que recuerda que se ha establecido el teleictus, una manera de acercar la medicina a la persona, y que permite agilizar trámites y facilitar el acceso a tratamiento. “Esta herramienta ayuda, pero lo que verdaderamente ayudaría es tener en cada población una unidad; algo que no es descabellado si tenemos en cuenta que la Organziación Mundial de la Salud (OMS) asegura que debería de haber una por cada 100.000 habitantes”, incidió.

Durante la jornada del viernes, los expertos explicarán los avances en el tratamiento agudo del ictus, entre los que se encuentra la revascularización, un procedimiento que se realiza mediante un dispositivo por cateterismo que navega a través de la arteria femoral, entrando en las arterias cerebrales y extrayendo el trombo que obstruye la arteria. “Todos los pacientes que tienen un ictus agudo deberían tener asegurado el acceso a este tratamiento, independientemente de su localización geográfica o la hora en que se produzca el ictus. Esto obliga a desarrollar circuitos asistenciales que lo permitan, y que garanticen su realización en centros de referencia de forma ininterrumpida”, explica Gállego.

Asimismo, en la reunión se tratará el tema de la prevención secundaria, o cómo evitar la aparición de un nuevo ictus en el paciente que ya ha sufrido un accidente cerebrovascular. A este respecto, el doctor Gállego afirma que “los anticoagulantes de acción directa deberían ser los fármacos de primera línea a la hora de prevenir una recurrencia o repetición, en los pacientes que han tenido un ictus por fibrilación auricular no valvular, uno de los principales factores de riesgo”.

¿Qué ocurre después del ictus?

Tras haber sufrido un ictus, uno de los aspectos más importantes para el paciente es seguir una rehabilitación adecuada para tratar posibles secuelas. Según explica la presidenta de FEI, “actualmente no se les está dando la rehabilitación necesaria, ya que se han reducido mucho los tiempos. Las personas que han padecido un ictus requieren una rehabilitación continuada, ya que de esta forma puede tener una mejor calidad de vida”.

Desde FEI, se pone también de manifiesto la importancia de la figura del cuidador. “Hay que tener en cuenta que, cuando una persona sufre un ictus, el problema no es solo del paciente, sino también de la familia”, explica Aleix. “Las personas pueden pasar de ser autosuficientes a tener que depender de sus familiares, y eso conlleva bastante estrés para la persona que cuida, ya que es un paciente que requiere mucha atención en caso de que padezca alguna discapacidad”, asegura Aleix.

Reducción de la mortalidad asociada al ictus

A pesar de que la incidencia del ictus no se ha reducido, sí se ha logrado reducir la mortalidad asociada gracias a un mayor conocimiento de la fisiopatología del ictus, la implantación del código ictus y las unidades de ictus en los hospitales, y el tratamiento preventivo y de rehabilitación. Aproximadamente el 85 por ciento de los ictus son isquémicos (es decir, provocados por un trombo que obstruye las arterias cerebrales) y el 15 por ciento son hemorrágicos. Las tasas se multiplican por 10 en la población mayor de 75 años, siendo la incidencia acumulada hasta los 65 años del tres por ciento y aumentando hasta el 24 por ciento en los mayores de 85 años. El ictus es además la primera causa de muerte en la mujer y la primera causa de discapacidad en el adulto. Provoca la muerte en el 30 por ciento de los casos, y una discapacidad grave en el 40 por ciento de los casos.

Con motivo de este día, la FEI ha puesto en marcha además la web www.diamundialdelictus.org, una página en la que se facilita información sobre el ictus, datos de incidencia, maneras de prevenirlo, cuáles son los síntomas y cómo detectarlos. También se dan a conocer los factores de riesgo (como la hipertensión, tabaquismo, diabetes, colesterol o fibrilación auricular).

Twitter