La estancia media de ingreso se reduce, gracias a un programa de La Princesa

Asimismo, se consigue que la tasa de complicaciones disminuya una vez que el paciente recibe el alta
Herramientas
|
18 dic 2015 - 16:00 h
|

A mediados de diciembre de 2013, los servicios de Nefrología y Medicina Interna del Hospital La Princesa pusieron en marcha la iniciativa ‘Movimiento y Salud’, con el objetivo de evitar el deterioro de la autonomía física de los pacientes de larga estancia. Ahora, este programa se ha extendido al Servicio de Rehabilitación y Fisioterapia.

“Lo más destacable es que en los servicios en donde se ha implantado ha disminuido la estancia media”, comenta Begoña Reñones, la supervisora de la Unidad de Fisioterapia, quien añade que el área de trabajo social ha sido la más beneficiada.

“Ahora mismo, hay muy pocos pacientes que vayan a centros de cuidados intermedios, gracias a que no pierden su autonomía cuando son dados de alta, de modo que no requieren otros recursos sanitarios”, continúa, resaltando que, en su opinión, esto es lo más valioso del programa.

Asimismo, este proyecto multidisciplinar permite a los pacientes preservar su autonomía, mediante la realización de actividades físicas y disminuir posibles complicaciones a causa de su hospitalización.

“Por ello, surgió la idea de ver si éramos capaces de dar otro enfoque a esa situación y fue entonces cuando empezamos a trabajar con escalas de evaluación y obtener resultados de un modo más uniforme”.

Actividades

Reñones explica a GACETA MÉDICA que una vez que se realiza la valoración de los pacientes y se decide quiénes son susceptibles de adherirse al programa, se le enseñan una serie de ejercicios que deben repetir un par de veces al día durante unos 10 minutos, teniendo en cuenta las características individuales y se les visita cada 48 o 72 horas.

El fisioterapeuta visita al paciente y acuerda con él la realización de una tabla de actividades, tanto físicas —caminar, mover extremidades superiores e inferiores, etc.— como de entretenimiento —escuchar música o leer el periódico—.

“Lo más importante del programa es que todo el personal que atiende a esos pacientes da las mismas pautas”, remarca la supervisora, quien agrega que en aquellos casos en donde hay cuidadores porque el paciente tiene un cierto grado de dependencia, también se les transmite la información y se les enseña a manejar la situación cuando existen dificultades para que así puedan sacar “el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo”.

Si bien es cierto que Reñones no puede aseverar cuándo se expandirá esta iniciativa a otros servicios, sí asegura que es el objetivo. Desde que empezó a rodar en diciembre de 2013, ‘Movimiento y Salud’ se ha ido adaptando en función de los resultados que se han ido observando.

La implicación de la familia o de los cuidadores es, además, un aspecto muy importante a la hora de que se desarrolle con éxito, tanto durante el ingreso como cuando se produzca el alta al domicilio, asegura.

Esta iniciativa, que está especialmente dirigida a mayores de 75 años con pluripatología, incluye anualmente a unos 1.800 pacientes. No obstante, en Medicina Interna en menos de un año se han incluido unos 1.500 pacientes.

Twitter