La cooperación entre pacientes y alergólogos, imprescindible para controlar el asma

Herramientas
|
12 abr 2016 - 08:00 h
|

El asma es una enfermedad crónica cada vez más frecuente. Se calcula que la padece el cinco por ciento de la población adulta y el 10 por ciento de los niños y adolescentes en países industrializados y se caracteriza por la aparición de episodios de dificultad respiratoria (crisis o ataques), generalmente asociados a otros síntomas como tos, pitidos al respirar y sensación de ahogo. En muchos casos la enfermedad aparece como respuesta a determinados estímulos que producen alergia: polen, ácaros del polvo, epitelios de animales, ciertos alimentos, etcétera.

“El asma es una enfermedad de origen alérgico en la mayoría de las ocasiones. En los niños, 8 de cada 10 casos son asma alérgica y en los adultos más de la mitad”, asegura el doctor Julio Delgado, presidente del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Asma bajo el lema “Puedes controlar tu asma”, la Seaic quiere poner de manifiesto la necesidad de que pacientes y alergólogos se enfrenten a la enfermedad de manera cooperativa. “El asma, como enfermedad crónica, necesita de una actitud activa por parte de médicos y afectados. Estos últimos no deben limitarse a recibir el tratamiento prescrito sino que han de asumir su patología y ser conscientes de la importancia del cumplimiento del tratamiento de mantenimiento, independientemente de tener o no síntomas”, recuerda el alergólogo.

En esta misma línea, Javier Palicio, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Respiratorias (Fenaer), afirma que “el mayor error de los pacientes asmáticos es no cumplir el tratamiento y acordarse de ello únicamente en los momentos de crisis y exacerbaciones. El médico juega un papel fundamental y debe insistir en que el tratamiento del asma no depende exclusivamente de la sintomatología”.

600 pacientes asmáticos de 40 centros españoles

Existen evidencias que demuestran la eficacia de la Inmunoterapia específica (ITE) con alérgenos en pacientes con asma debidamente seleccionados y se ha calculado que tras tres años de administración de ITE el consumo de medicación y el uso de recursos sanitarios se reduce hasta en un 40 por ciento, que puede llegar hasta el 80% a los 5 años de su administración. Los comités de Asma e Inmunoterapia de la Seaic han puesto en marcha un estudio en “vida real” con más de 600 pacientes asmáticos en tratamiento con ITE en 40 centros de toda España, en los que se valorará su evolución clínica en los próximos seis años. “Aunque se han realizado estudios controlados previos, se trata de un estudio novedoso por su duración y número de pacientes estudiados. Analizaremos y mediremos parámetros específicos del asma como el control y calidad de vida, función pulmonar, exacerbaciones, consumo de medicación y el uso de recursos sanitarios. Esperamos que los resultados de este estudio confirmen la ITE como una herramienta muy útil en el control de pacientes asmáticos”, resalta el doctor Delgado.

Acreditación de Unidades de Asma Grave

Del total de asmáticos, un 5-8 por ciento padece asma grave, y estos representan el mayor reto para el médico, ya que su control es más difícil que en el 90 por ciento restante. Estamos hablando de una franja que oscila alrededor de las 200.000 personas. Tal y como apunta el experto, “el paciente con asma grave suele presentar una evolución clínica compleja, con importante afectación de su calidad de vida, consume muchos más recursos económicos y de asistencia sanitaria tanto en costes directos como indirectos porque los afectados requieren una atención especial.

Las Guías y los Documentos de Consenso en Asma recomiendan atender a este tipo de pacientes en Unidades Especializadas que puedan ofrecer una valoración multidisciplinar y personalizada adecuada a este perfil de pacientes”.

Desde el Comité de Asma de Seaic se ha generado un proceso de acreditación de estas Unidades de Asma Grave que define los criterios de calidad necesarios para ofrecer una asistencia específica a estos pacientes. “Para la obtención de esta acreditación, todos estos centros han demostrado tener la estructura, la actividad asistencial y la formación necesarias para llevar a cabo el abordaje multidisciplinar que este tipo de pacientes complejos requieren”, comenta el doctor Delgado.

Desde las diferentes unidades acreditadas se generarán proyectos de colaboración conjunta para el desarrollo de protocolos clínicos, de investigación y un plan formativo y docente para otros alergólogos que desarrollen su labor asistencial en este campo. Todo encaminado a mejorar la atención del paciente asmático.

Vídeos educativos

Como apoyo a la parte informativa que médicos y pacientes asmáticos comparten debe potenciarse la parte formativa. En ocasiones los afectados necesitan conocer más sobre la patología y su manejo, tanto para entenderla como para convivir con ella y mejorar su calidad de vida. Esta demanda ha obtenido respuesta a través del Comité de Comunicación de la Seaic que ha puesto en marcha una serie de vídeos educativos demostrativos en los que se explica, por ejemplo, el uso de inhaladores en niños y adultos, la autoadministración de adrenalina con autoinyectores para casos graves de alergia y crisis anafilácticas, el plan de actuación del niño asmático en la escuela, la administración de vacunas sublinguales en gotas y comprimidos, etcétera. Estarán disponibles próximamente en el canal de Youtube de la Seaic.

“Herramientas de este tipo son muy útiles para los pacientes en general, sobre todo en el caso de los pacientes respiratorios que muchas veces se avergüenzan por tener que usar inhaladores, oxígeno portátil o dispositivos de terapia CPAP. No es una enfermedad de la que haya que esconderse porque si se cumplen los tratamientos y las precauciones y se siguen las recomendaciones de los médicos se puede vivir libre de síntomas la mayor parte del tiempo”, concluye el presidente de Fenaer.

Twitter