Herramientas
|
03 jul 2015 - 16:00 h
|

Desde que se creó la Alianza General de Pacientes (AGP) en el año 2009, su columna vertebral siempre ha sido, y será, el paciente. “No se trata de trabajar para él, para ellos, sino con ellos”. Esta es una de las ideas que se resaltaron durante la celebración de la VII Asamblea de la AGP y que contó con la presencia de gestores, representantes de asociaciones de pacientes y de la industria farmacéutica y profesionales sanitarios.

No obstante, aunque los pacientes cada vez han ido ganando peso como interlocutores válidos; todavía queda un largo camino por delante hasta poder decir que, realmente, son el eje del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Durante la inauguración, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, subrayó que un movimiento asociativo y un tercer sector de calidad son garantía del sistema. Fortacerlos es una decisión “de carácter estratégico”, agregó.

Asimismo, reconoció que el colectivo ha ido adquiriendo peso y reconocimiento. Como muestra, en primer lugar, la participación de la propia AGP en los procesos de trabajo de un órgano de las características del Consejo Asesor de Sanidad. Aparte, continuó, una de las claves para demostrar que el SNS “es capaz de incorporar innovaciones” es la colaboración de los pacientes.

Se refería así Alonso al papel activo que la federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (Fneth), representada por Antonio Bernal, ejerció para hacer realidad la estrategia nacional en hepatitis C.

El modelo de la AGP

Respecto al modelo que sigue la alianza, Alonso lo ha calificado de “particularmente afortunado”. “Es la unión de las diferentes visiones y los distintos agentes actuales que participan en el sistema, tanto desde la administración, como por parte de los profesionales o la industria, en torno al paciente y a sus necesidades”, aseveró.

Aparte, el ministro hizo hincapié en que está de acuerdo con los fines de la AGP tal y como están recogidos en su Plan Estratégico. Uno de los ejemplos en los que se centró fue el de la defensa de la equidad y de establecer una igualdad efectiva de derechos en todo el territorio nacional.

“El hecho de que este sea uno de los principales elementos de trabajo y preocupación de la AGP coincide con una preocupación que cada vez se nos transmite con mayor frecuencia, de modo que hay que trabajar cada día para que no existan esas discriminaciones y se garantice de verdad la igualdad”, concluyó.

Alonso aprovechó el contexto para reconocer la aportación y participación de la alianza en la elaboración de la estrategia de integración sociosanitaria. Además, manifestó su deseo de que esta pueda ser aprobada por el Consejo Interterritorial del SNS el próximo mes de septiembre. “Me parece fundamental, ya que es una línea estratégica que marca el camino por el que debe evolucionar el sistema en el futuro”, apostilló. En relación con este tema, el próximo 14 de julio, Antonio Bernal, presidente de la AGP, acudirá al paseo del Prado para ahondar en la colaboración entre la AGP y el ministerio en dicha estrategia.

Otro de los temas que sacó a colación, respecto a los retos que tiene pendientes como responsable al frente de la cartera de Sanidad es tratar de terminar un trabajo iniciado con su antecesora, Ana Mato. Se refería así al pacto por la Sanidad y, más concretamente, a un pacto con los pacientes. “Es fundamental que podamos avanzar en ese pacto con los pacientes y este es uno de los objetivos prioritarios que tengo de cara a este mismo año”, subrayó.

La presidencia de la AGP

El rostro del presidente de la AGP cambia, oficialmente; pero no los objetivos ni retos de la entidad. Así, Alejandro Toledo, presidente saliente, cedió el testigo a Bernal y recordándole que podrá contar con él durante esta nueva etapa.

En un primer momento, Toledo mencionó algunas de las actividades más relevantes de su etapa final como presidente, destacando la elaboración de grupos de trabajo de expertos, los cuales son, a su juicio, “el ejemplo más claro del espíritu cohesionador” de la entidad. En su opinión, la alianza dispone de los cauces adecuados para ser “crítica” con las decisiones de la administración y para ser tenida en cuenta “con argumentos sólidos, fundamentados en datos”.

Por otro lado, indicó que uno de los “grandes caballos de batalla” ha sido el trabajar para tratar de conseguir que los pacientes tengan acceso a la misma calidad asistencial dentro de todo el territorio español.

Para avanzar más en ese aspecto se creó en su día el Comisionado para la Equidad. Una figura que comenzó con José María Martín Moreno y que ha continuado Ángel Gil, precisó Toledo.

Sin embargo, y aunque ahora los pacientes ya son un interlocutor más, es fundamental “un discurso coherente, estructurado y argumentado, por lo que la colaboración de todos los actores del SNS es necesaria”, añadió.

Así, Bernal hizo referencia a los últimos resultados electorales, alegando que “con la irrupción de las nuevas formaciones políticas habrá más posibilidades de debate y eso es algo que tiene que ser aprovechado por los pacientes”.

Asimismo, subrayó que la implicación cada vez mayor de los profesionales sanitarios en la gestión de recursos del sistema, con el aval de las sociedades científicas, es uno de los cambios positivos que se han producido en los últimos años.

La visión del Comisionado

Hablando de las inequidades sanitarias, Gil explicó que esa situación se produce porque las CC.AA. tienen la capacidad de actuar de manera independiente.

“Esto hace que exijamos al ministerio de Sanidad que realice una tarea de cohesión para que dejen de existir”, indicó el Comisionado para la Equidad, alegando que “no tiene sentido que una persona por nacer en una determinada comunidad tenga una serie de limitaciones y otra por nacer en una comunidad diferente tenga exceso de beneficios; por tanto, la tarea de la alianza, del Comisionado y del ministerio es romper esas posibles actuaciones”.

Además, Gil solicitó al Msssi “agilidad” en la incorporación de innovaciones y señaló que algunos de los trabajos que tiene pendientes son, por un lado, el seguimiento del plan de hepatitis C y una serie de informes relacionados con el acceso a los tratamientos contra el cáncer, la esclerosis múltiple o la artritis reumatoide, entre otros.

La implicación de los profesionales sanitarios y de las sociedades científicas, uno de los cambios positivos

Alonso espera que
la estrategia sociosanitaria
se apruebe en el Consejo Interterritorial de septiembre

Twitter