La acreditación de la formación será un paso más en la capacitación del paciente

Herramientas
|
06 oct 2014 - 08:00 h
|

La innovación óptima en la atención sanitaria es aquella que introduce mejoras para todos los agentes: pacientes, profesionales y gestores. Además, solo puede ser continua y mantenerse en el tiempo si se sustenta en una motivación clara. Estas son dos de las ideas que han centrado la atención de la III Jornada Anual Sanofi-IESE, que bajo el título ‘La sanidad del futuro: Las mejores experiencias en innovación y sostenibilidad’ ha repasado en Madrid, entre otros puntos, los enfoques más novedosos en la atención al paciente.

Para Joan Carles March, presidente del Comité de Gestión de la Red de Escuelas de Salud para Ciudadanos del ministerio, la innovación exige “pasar a los hechos” en la búsqueda de esta nueva orientación que debe situar al paciente en el centro de la atención sanitaria. March explicó su experiencia como codirector de la Escuela de Pacientes de la Escuela de Salud Pública de Andalucía y abogó por invertir en la formación del colectivo tanto a nivel presencial como virtual. “Los pacientes formados son expertos, tienen un perfil comprometido, favorecen la sostenibilidad. En definitiva, son un ‘chollo’ para el futuro del sistema sanitario”, alegó.

En su opinión, las expectativas del colectivo no han cambiado tanto: se sigue buscando la calidad de las relaciones y la accesibilidad. “En la sociedad actual, los pacientes son los profesores, porque consigue llegar a ellos quien les hable de igual a igual”, defendió.

El portavoz de la escuela de pacientes andaluza explicó, a través de cuatro experiencias, el papel de pacientes, familiares y cuidadores competentes en el manejo de la salud del enfermo. Para desarrollar todo su potencial, se trabaja ahora en la acreditación de la formación previa a su papel como educadores, un aspecto en estudio en el que se avanzará en los próximos años. De este modo, la capacitación del paciente en su propio cuidado no sólo sería fruto de un interés personal, sino que podría ser avalado por un programa formativo reconocido y específico.

Junto a este nuevo papel de los pacientes, la innovación tecnológica también está transformando la atención sanitaria. La experiencia del Hospital Sant Joan de Déu es un buen ejemplo de ello. En su intervención, su director gerente, Manuel del Castillo, subrayó que el gran reto no es la propia tecnología, sino el cambio organizativo que exige.

Atención no presencial

Según su experiencia, el modelo presencial en la atención sanitaria va cambiando, y las empresas innovadoras deben cambiar con ello. “Las nuevas generaciones quieren resultados ya. Médicos y enfermeros son necesarios en la atención sanitaria, pero no siempre hace falta verlos físicamente”, destacó.

La estrategia digital de este centro les ha acompañado en su aspiración de convertir el hospital en una referencia internacional. A través de un complejo entramado de herramientas de e-salud, telemedicina y presencia en las redes sociales se ha conseguido aumentar el número de pacientes internacionales, que han pasado de 20 al año en 2012 a 20 semanales, según el gestor. Pero también acercar el centro a los pacientes que están fuera del entorno, alrededor del 42 por ciento del total, y hablarles en “su propio idioma”, puesto que el perfil en este centro pediátrico es el de un “nativo digital” que exige un manejo avanzado de estas vías de comunicación. Los datos hablan por sí solos y a día de hoy el Sant Joan de Déu realiza 1.200 actos médicos diarios y registra 132.000 contactos no presenciales.

Twitter