El paciente experto, cada vez más importante respecto a la difusión de información

Herramientas
|
13 jul 2015 - 08:00 h
|

Hace tres años que la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan) puso en marcha, en colaboración con Boehringer Ingelheim, el programa ‘Paciente Experto Anticoagulado con Fibrilación Auricular (FA)’, con el objetivo de apoyar y capacitar a los pacientes con esta patología como corresponsables del cuidado de su salud y prevenir, en la medida de lo posible, la aparición de ictus.

Este programa se realiza en centros de salud en dos fases. La primera, de formación-acreditación, se realiza de manera online y consiste en una serie de temas que los pacientes tienen que aprobar antes de pasar a una segunda fase en la que informan a otros pacientes en centros sanitarios, con la supervisión de un profesional sanitario, como apunta a GACETA MÉDICA el presidente de Feasan, Luciano Arochena. Desde la federación explican que “la última sesión [de la primera fase] es presencial y en ella se les entrega el certificado para que, a partir de ese momento, ya puedan formar a los llamados pacientes informados”.

Cuando ya se cuenta con un grupo de pacientes, se habla con los responsables del centro de salud para organizar una charla formativa y que haya un profesional —tanto de enfermería como de Atención Primaria—. “Esto le da más rigor al curso”, precisa Arochena, quien comenta que desde que se empezó este programa se han convertido en paciente experto unas 15 personas.

Dado que el papel del paciente experto es fundamental en la difusión de la información a otras personas que padecen la misma enfermedad crónica, con el objetivo de concienciarles en la importancia del automanejo, es necesario que “tenga curiosidad; que quiera saber más sobre su enfermedad”, apostilla.

Recientemente, han obtenido el certificado tres pacientes. Entre ellos, Camila Romero, vicepresidenta de la Asociación Valenciana de Pacientes Anticoagulados (AVAC), quien destaca que “es imprescindible” que el paciente se implique en el tratamiento.

“Aunque necesitamos, por supuesto, el apoyo del profesional sanitario, cuando hablamos entre pacientes nos entendemos más y mejor”, afirma Romero, quien concluye diciendo que “además de poder aportar información, también aportamos nuestra experiencia”.

Twitter