El etiquetado genérico del tabaco podría paliar el aumento de fumadores

El gasto sanitario por el tabaco es mayor que los ingresos que se generan con los impuestos derivados del mismo
Herramientas
|
06 jun 2016 - 08:00 h
|

El etiquetado único es una medida necesaria para seguir avanzando en políticas de prevención y control del tabaquismo en España y que responde a un enfoque integral y multisectorial. Así lo defienden la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Fundación Española del Corazón (FEC), junto con el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) en un documento donde exponen las doce razones para implantar esta medida en España.

Coincidiendo con el Día Mundial del Tabaco, el vicepresidente del CNPT, Francisco Camarelles, cree que los profesionales sanitarios tienen un papel muy importante para apostar por medidas preventivas. De este modo, pretenden concienciar a las autoridades para que se lleven a cabo acciones de esta índole.

“El empaquetado neutro está contemplado en las directrices relativas a los artículos 11 y 13 del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco y que ha sido ratificado por más de 170 países, entre los que se encuentra España”, apunta el manifiesto.

En este punto, como incidió el presidente de la FEC, Carlos Macaya, es una incoherencia que las direcciones generales de Salud Pública, que aparentemente apoyan estas ideas, no apuesten por su implementación de un modo real.

De hecho, otros países con menos incidencia del tabaco siguen aportando por medidas preventivas para reducir el porcentaje.

Además, el etiquetado neutro elimina la publicidad del tabaco. Por lo que si el paquete de cigarrillos es el último y único reducto de la publicidad y promoción del consumo de tabaco, desaparecería la principal arma comunicativa de la industria para promocionar este producto.

Esta medida ya se implantó en diciembre de 2012 en Australia y se han sumado otros países como Reino Unido, Francia o Irlanda. Además, otros países como Hungría, Eslovenia y Chile están trabajando en su implantación y Bélgica, Canadá Nueva Zelanda Finlandia, Sudáfrica y Singapur han anunciado su intención de ponerlo en marcha. “España no puede quedarse atrás y tiene que unirse a la iniciativa”, avisó Camarelles, ya que en países como Australia ha demostrado una notable disminución del número de fumadores.

“Si se llegan a cumplir estas propuestas, en 2040 se puede alcanzar una tasa del 5 por ciento de fumadores”, indicó Macaya, al tiempo que aclaró que actualmente España está a la cabeza en número de fumadores con un 27 por ciento.

Twitter