El comisionado informa sobre los sysadoas en Navarra

Herramientas
|
26 may 2015 - 08:00 h
|

A finales del pasado año el Servicio Navarro de Salud informaba a los facultativos de Atención Primaria del cierre automático de las prescripciones de Sysadoa (condroitín sulfato y/o glucosamina) activas en el programa de prescripción electrónica Lamia. Esta decisión, adoptada en el contexto de la Comisión Técnica para el Uso Racional de los Medicamentos, obligaba a que estos tratamientos se revisaran cada tres meses, en vez de una vez al año. Una situación que, no se comunicó a los pacientes, que se encontraron con sus prescripciones cerradas en las farmacias.

A petición de la Liga Reumatológica Española (Lire) y la Asociación Española contra la Osteoporosis (Aecos), el Comisionado para la Equidad de la Alianza General de Pacientes (AGP), emitió una Nota de Inequidad en la que se ponía de manifiesto que las últimas evidencias científicas sitúan a condroitín sulfato como una alternativa de primera línea en pacientes en los que los analgésicos y los AINEs han perdido o ya no tienen efectividad. “Se remitió una revisión sistemática de la Cochrane reciente que sitúa a estos tratamientos como eficaces y seguros, con menos efectos secundarios que los tratamientos convencionales con AINEs”, apostilló Ángel Gil, comisionado para la equidad de la AGP, al tiempo que incidió en que “no tiene sentido que en una comunidad se dé un tratamiento como primera línea y en otra no esté o se establezcan mecanismos que supongan una restricción”, agregó. Desde Lire, su presidente, Benito Martos, afirma que el sistema establecido en Navarra perjudica a los pacientes y que el objetivo de esta medida es limitar estos medicamentos. Por su parte, el doctor Luis Mendo, presidente de Semergen Navarra, insiste en que cancelar la receta automática de este fármaco supone una “inequidad sanitaria” para los pacientes navarros que se han encontrado en una situación de incertidumbre respecto a sus tratamientos. El Departamento de Salud Navarro, por su parte, aclara que “el cierre automático de las prescripciones implica que los tratamientos dejarán de estar activos para su dispensación hasta que el médico los valide”. Por este motivo, el Comisionado para la Equidad de la AGP ha solicitado al Departamento de Salud del Gobierno de Navarra que se proceda a la revisión de la evidencia científica reciente que respalda dichos fármacos.

Twitter