Crespo confía en que el tratamiento de los enfermos fluya de forma razonable

Herramientas
|
09 mar 2015 - 08:00 h
|

Sin restricciones presupuestarias, el tratamiento de los pacientes fluirá de una forma razonable. Así lo cree Javier Crespo, jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y miembro del grupo de expertos que ha participado en la elaboración del plan estratégico para el abordaje de la hepatitis C.

Crespo, que explicó los objetivos del plan nacional, aseguró que los recursos humanos limitan discretamente el acceso. No en vano, el Libro Blanco de Hepatología presentado recientemente asegura que alrededor de 550 hepatólogos realizan su actividad asistencial en el Sistema Nacional de Salud, sin contar con los infectólogos que atienden a pacientes coinfectados con VIH. “Obviamente no podemos tratar a 100.000 enfermos este año, pero no hace falta atender a todos de golpe”, añadió.

Respecto a las cifras de pacientes diagnosticados que maneja el ministerio, en función de los datos proporcionados por las comunidades autónomas, alrededor de 100.000 de los que cerca de 52.000 se encontrarían en F2-F4 y serían susceptibles de recibir las terapias innovadoras, Crespo aclaró que aunque todas las comunidades han mandado sus datos, aunque no todos los hospitales cuentan con registros.

Asimismo, recordó que los miembros del grupo de expertos han sugerido la eliminación de los comités de evaluación, con el fin de hacer posible el tiempo medio establecido por el plan desde la prescripción del tratamiento hasta su administración, que no debería superar las tres semanas. “Estos comités carecen de sentido, pero es una decisión política no médica. Si la prescripción se hace en los centros preparados para ello, la indicación será correcta”, puntualizó.

Por su parte, María Río, directora general de Gilead, felicitó a los miembros del comité y agradeció su extraordinario trabajo en la presentación de la ponencia. Río calificó como un “prejuicio”, el debate “totalmente desenfocado” establecido alrededor de la hepatitis C, cuando lo verdaderamente importante es “la auténtica revolución que significan estos fármacos para los pacientes y la legítima esperanza de acceder a un medicamento que les puede curar”.

Twitter