ConArtritis lanza el libro ‘Mi consulta con el reumatólogo’

Herramientas
|
29 oct 2015 - 08:00 h
|

La artritis reumatoide es una enfermedad que causa discapacidad a largo plazo y que suele afectar a adultos de entre 25 y 55 años. Se estima que alrededor de 250.000 personas la padecen en nuestro país, ocasionando un gran impacto personal, emocional y social. Conocer la enfermedad, sus efectos sobre la salud, tener claras las indicaciones del especialista y saber llevar el tratamiento adecuadamente, en ocasiones parte de la buena comunicación médico-paciente y son algunas de las claves para mejorar la calidad de vida de la persona que la padece.

Con la intención de ayudar a estas personas a que saquen el máximo partido a su consulta con el médico, y aprovechando el marco que proporciona el mes de la artritis, la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis), con la colaboración de Roche Farma, ha publicado el libro ‘Mi consulta con el reumatólogo’. Se trata de una publicación en la que el paciente encontrará todo tipo de información y consejos sobre cómo preparar la consulta con el reumatólogo. De esta forma aprenderá a identificar sus dudas, temores y a transmitir al especialista de forma clara y concreta sus preguntas en cuanto a la toma de la medicación, efectos adversos o, incluso, estilo de vida.

“Mi consulta con el reumatólogo” -(LINK)- está dividido en dos partes; una inicial, más informativa, donde se explica el origen y las características más importantes de la artritis reumatoide; y una segunda parte más práctica en la que, a través de una guía, se pretende acotar y eliminar las barreras que puedan surgir en la comunicación con el médico, mediante situaciones comunes con las que se puede encontrar la persona que padece esta enfermedad.

Según asegura Antonio Ignacio Torralba, presidente de ConArtritis, “cuando la población está informada, conoce la enfermedad y los síntomas que provoca, es más fácil que acuda precozmente al médico de atención primaria, quien determinará si es necesario remitir el caso al reumatólogo. De esta forma se gana tiempo porque se comienza antes con el tratamiento, de tal forma que nos adelantamos a los posibles daños que puede generar la artritis reumatoide”.

“En el caso de las personas ya diagnosticadas” apunta Antonio I. Torralba, “la información juega un papel fundamental porque favorece la adherencia al tratamiento, el control de los efectos secundarios de la medicación, facilita la comunicación con el especialista y ayuda a saber transmitir mejor lo que sentimos, tanto al especialista como a nuestro entorno. Por ello, la publicación de este libro ayudará en gran medida a esta labor informativa en la que tanto trabajamos las asociaciones de pacientes”.

Y es que, las asociaciones de pacientes son un apoyo para el reumatólogo quien “no sólo se ocupa de diagnosticar y tratar la enfermedad a través de medicamentos, sino que también ayuda a la persona a mejorar su calidad de vida orientándole sobre hábitos de vida saludables, derivándole a la consulta de enfermería, psicología o al terapeuta ocupacional, y resolviendo sus dudas sobre la artritis reumatoide. En este sentido, fuera de la consulta, las asociaciones de pacientes somos un apoyo para los especialistas porque ayudamos a la población en temas sociales y socio-sanitarios ofreciendo servicios de orientación e información, actividades formativas o editando publicaciones como la que estamos presentando, entre otras acciones”, añade Torralba.

Por su parte, Consuelo Martín de Dios, Head of Patient Access en Roche Farma indica, “a los pacientes les resultará muy interesante poder acceder a un documento con información completa, veraz y sencilla. Aun así, es fundamental que ante cualquier duda, los pacientes consulten con su reumatólogo”. Y agrega, “en Roche Farma trabajamos por los pacientes de hoy y nos preparamos para dar las mejores soluciones para los pacientes de mañana. Nuestro compromiso es no solo descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transforman la vida de los pacientes, sino también colaborar con pacientes y asociaciones de pacientes para que puedan adoptar el papel activo y participativo que deben tener en la gestión de su enfermedad y en el sistema sanitario”, concluye Martín de Dios.

La importancia de la buena comunicación médico- paciente

Desde la fase inicial, la artritis reumatoide afecta de manera significativa a las personas que la padecen, no sólo en el plano físico, como son las actividades laborales o de ocio, sino también en el plano psicológico. La resolución de las dudas que se presentan en situaciones cotidianas es algo primordial para manejar mejor la enfermedad, el paciente de artritis reumatoide a veces tiene cierta reticencia a la hora de manifestar el estado real de salud física y psicológica, falta de confianza a la hora de comunicar los efectos adversos de la medicación por miedo a que se le pueda cambiar o variar la dosis, etcétera, todo esto pueden suponer una barrera en la comunicación entre el reumatólogo y el paciente. Mantener una buena comunicación, fluida, sincera y sin limitaciones a la hora de expresar las impresiones en el la consulta, permitirá al paciente obtener beneficios en el progreso de su artritis reumatoide.

Twitter